INTRODUCCIÓN

La artroplastia total de rodilla es el tratamiento de elección en los pacientes que presentan dolor en las rodillas por procesos degenerativos artrósicos avanzados.

Si bien se han intentado otros tratamientos conservadores como la rehabilitación, las infiltraciones de corticosteroides, acidos hialurónicos y plasma autólogo rico en plaquetas, y tratamientos quirúrgicos como la limpieza artroscópica, la sinovectomía artroscópica, los cultivos de condrocitos, las técnicas microabrasivas como las microfracturas y los injertos osteo-condrales, no han tenido una respuesta positiva sobre la detención de la enfermedad degenerativa. Algunos de estos tratamientos si han conseguido quitar o disminuir el dolor y los fenómenos inflamatorios, lo que ha provocado una mejoría subjetiva de los pacientes y por tanto una mejor calidad de vida de los mismo.

 

MATERIAL Y METODO

De mi tesis doctoral, presentada en enero de 2016 en la Universidad de Murcia, titulada “Artroplastia Total de Rodilla: Medición de Resultados y de la Calidad de Vida con el HSS, EUROQOL 5D y el WOMAC” que fue aprobada con sobresaliente cum laude, extraigo los siguientes datos:

Se estudiaron 213 pacientes (51 varones y 162 mujeres) con una edad media de 69,62 años que presentaban gonartrosis grado 3-4 de Kellgren&Lawrence a los que se le implantó una artroplastia total de rodilla por un mismo cirujano (Dr. Juan J. Nogales Hidalgo) entre los años 2004 y 2010.

Se les realizaron los test específicos de rodilla del Hospital for Special Surgery (HSS) y los test de calidad de vida relacionada con la salud EUROQOL-5D y WOMAC antes de la cirugía, a los tres meses, a los seis meses y al año de la cirugía.

ptr izda-2 ptr izda-1

RESULTADOS

HSS: la media de los resultados previa a la cirugía era de 60,20 sobre un máximo de 100 y con un rango de 48-71 puntos. A los 12 meses la media fue de 87 puntos con un rango de 80-95 puntos. Es decir una mejora de 27 puntos en este test. Además este test a partir de 85 puntos se considera como resultado excelente.

EUROQOL 5D: los resultados de este test al comienzo de la cirugía eran bastante deficientes en la movilidad, el cuidado personal, la realización de actividades cotidianas, el dolor, el sufrir ansiedad o depresión y la sensación de empeoramiento de su estado de salud. A los 12 meses de la intervención de artroplastia total de rodilla, los pacientes habían mejorado en todas las facetas de actividad anteriormente reseñadas y la sensación subjetiva de mejora de la calidad de vida mejoró desde un 44% a un 79%.

WOMAC: este test es muy específico para los pacientes que presentan patologías en las rodillas y las caderas y está diseñado para valorar la calidad de vida relacionada con la salud en estos pacientes. En este test se pregunta por tres parámetros fundamentales: el dolor, la rigidez y la capacidad funcional. En este test se daban a los pacientes 5 respuestas (1 ninguna, 2 poco, 3 bastante, 4 mucho y 5 muchísimo). Los resultados de este test fueron en el preoperatorio los siguientes: para el dolor había una puntuación de 3,27 puntos sobre el máximo dolor que era 5, y a los 12 meses disminuía hasta 1,61 puntos, es decir poco dolor. Para la rigidez había una puntuación de 3,145 sobre 5 en el preoperatorio y pasaba a los 12 meses a una puntuación de 1,66 puntos es decir poca rigidez. Para la capacidad funcional se pasaba de una media mayor de 3 (es decir bastante) a una media menor de 2 (es decir poco)

 

DISCUSION

La deformidad previa de la rodilla no influenciaba en la calidad de vida obtenida tras la cirugía.

La mejoría en el dolor y la función tras una artroplastia total de rodilla se produce entre los 3 y 6 primeros meses de la cirugía.

Las expectativas del paciente son muy importantes, ya que en un gran porcentaje de fracaso de esta cirugía es por no tener claro que es lo que se va a conseguir. Por tanto es primordial que el cirujano le explique pormenorizadamente los objetivos y las expectativas que puede obtener con esta cirugía.

Encontramos que los pacientes con mayor dificultad previa a la cirugía tenían una mayor mejoría que los pacientes más aptos, y eso concuerda con la bibliografía consultada.

Las complicaciones perioperatorias influyen negativamente en los resultados y en la satisfacción de los pacientes.

La obesidad es un factor que puede ser perjudicial y hay estudios que así lo aseveran, sin embargo en este estudio hemos visto que en cuanto a la reducción del dolor, mejora de la rigidez y de la movilidad y la no necesidad de usar bastón o muletas para caminar eran similares en los pacientes obesos y no obesos. Lo que si observamos fue que los pacientes obesos mejoraron mas que los no obesos pero no llegaron a los niveles de calidad de vida de los no obesos. Es decir mucha progresión dentro de lo mal que estaban previamente.

Los cuestionarios de calidad de vida relacionada con la salud son importantes ya que reflejan otros puntos de vista diferentes al cirujano y tienen que ver mas con la satisfacción de los pacientes tras el tratamiento.

Se deben usar de forma cotidiana para valorar el estado de satisfacción y de salud de los pacientes y se debe complementar con estudios clínicos antropométricos y funcionales.

Añadir a estos estudios el nivel cultural, social mental y las expectativas de los pacientes debe ser también la orientación que tienen que tomar los estudios de revisión de estas cirugías.

Los buenos resultados no dependen del tipo de prótesis ni del tipo de materiales que se usen, siempre dentro de una calidad minima. Dependen fundamentalmente de una buena entrevista previa a la cirugía, de una planificación quirúrgica adecuada y de una técnica quirúrgica precisa. Todo ello en conjunto mejora todos los parámetros de calidad de vida relacionada con la salud en estos procedimientos.

 

CONCLUSION

1.- No existe correlación en cuanto a la mejoría del dolor tras implantar una artroplastia total de rodilla al comparar los datos obtenidos en el HSS frente a los de EUROQOL-5D y del WOMAC. Solo hay una correlación moderada entre los tres cuestionarios para la mejoría del arco de movimiento y la no necesidad de bastón o muletas para caminar tras la intervención quirúrgica, lo que indica que debe hacerse la valoración tanto con el HSS como con el WOMAC y el EUROQOL 5D.

 

2.- Aquellos pacientes que van a ser intervenidos de una artroplastia total de rodilla y presentan problemas como obesidad, hipertensión arterial, diabetes mellitus, alguna cardiopatía o una deformidad en varo-valgo severas, tienen mas posibilidades de conseguir peores resultados en los test de calidad de vida relacionada con la salud y por tanto que aumente el riesgo de insatisfacción con el resultado de la cirugía.

Attachment

  • ptr izda-2
  • ptr izda-1