¿Es efectivo el Botox contra la sudoración excesiva?

El Botox es hoy por hoy el sistema más eficaz, seguro y sencillo para tratar el exceso de sudoración localizado y sin causa identificable ( o “Hiperhidrosis focal primaria“)

Tiene la capacidad de bloquear la comunicación entre nervio y músculo, lo que reduce o anula las arrugas dinámicas en el rostro; pero también bloquea la comunicación entre sistema nervioso y glándulas sudoríparas, por lo que reduce la secreción de sudor de forma notable allá donde se aplica.

El efecto tiene una duración a partir de 6 a 9 meses, pudiendo ser mayor. La sudoración progresivamente se va recuperando al final del plazo, por lo que se precisa re-tratamiento periódico para mantenerlo, si bien en ocasiones se produce un fenómeno de adaptación, que hace que la duración sea progresivamente mayor en los sucesivos tratamientos.

Uso en la Sudoración Axilar excesiva

El exceso de sudor o hiperhidrosis axilar afecta especialmente a las relaciones sociales y la calidad de vida tanto en lo social como en lo laboral. Desde la aplicación de botox en este problema, la cirugía ha quedado relegada a un segundo plano, ya que es un tratamiento muy eficaz, poco o nada invasivo, indoloro y con un nivel de seguridad muy alto.

El tratamiento se aplica en las zonas de secreción anormalmente aumentada. Para ello se realiza un sencillo test previo para identificar estas zonas, y se infiltra Botox en superficie, previa anestesia tópica o local.

La aplicación en hiperhidrosis axilar es la que mayor eficacia ha demostrado en regular la sudoración excesiva: genera satisfacción en el paciente en más del 90% de los casos, y con efectos que pueden llegar a durar de 9 a 12 meses.

Sudoración excesiva de palmas de las manos

La hiperhidrosis palmar es muy incómoda para quien la padece, pudiendo entorpecer incluso las actividades básicas de la vida cotidiana. La aplicación de Botox resulta también aquí de utilidad demostrada. El Médico Estético realiza también una planificación previa para incidir en las áreas de máxima sudoración. La aplicación se realiza bajo anestesia tópica, local o regional según sea necesario. Los resultados son muy satisfactorios en la gran mayoría de los casos.

Hiperhidrosis plantar

El procedimiento en las plantas de los pies es similar a las palmas de las manos. Los resultados tienen también una efectividad demostrada y satisfactoria, aunque algo menos predecible por las peculiaridades de la piel de la zona. Puede ayudar en alteraciones relacionadas con este exceso de sudoración, como la bromhidrosis (sudor maloliente además de excesivo) así como reducir la frecuencia de infecciones favorecidas por el exceso de sudor.

¿Cómo se aplica el tratamiento?

  1. Historia Clínica para descartar una hiperhidrosis secundaria, debida a otras causas como endocrinas, medicamentosas, etc. y que tienen otros tratamientos.
  2. Test de yodo-almidón o Prueba de Minor en la zona a tratar, para localizar las áreas de mayor sudoración.
  3. Anestesia en la zona: mediante crema tópica, o por técnica de microneedling, o si fuera necesario por bloqueo anestésico.
  4. Se infiltra el Botox: superficialmente en la zona afectada, siguiendo el patrón adecuado a la zona y el paciente.
  5. Revisión: siempre se incluirá una revisión entre tres y cuatro semanas después, para comprobar el efecto o retocar si fuera necesario.

Habitualmente se trata una zona en cada sesión, salvo las axilas que se pueden tratar ambas en una misma. La duración aproximada de cada sesión es de unos 60 minutos. El efecto se instaura progresivamente, pudiendo percibirse a los pocos días y alcanzando el máximo en 3-4 semanas. No requiere recuperación y la reincorporación a la actividad normal es inmediata.


 

Deja tu comentario si tienes alguna duda

Para pedir cita, deja mensaje en el contestador de la consulta y te devolvemos la llamada

928.43.15.03


 

Attachment